Adiós, hasta SIEMPRE

Esta vez sí es la despedida definitiva, y una vez más, como casi siempre, escribiendo llorando y sintiendo un vacío enorme en mi corazón que nunca más se volverá a llenar.

Y es que despedirse para SIEMPRE del amor de tu vida no es nada fácil. Y tengo claro que es el amor de mi vida porqué llevo más de dos años intentando olvidarlo y me es imposible. Aunque me intentaba hacer creer que lo había olvidado y que ya no dolía, en el fondo sabía que no era así. Porqué al amor de tu vida no se le puede olvidar NUNCA, y fastidia que para él esa persona tan especial sea otra.

¿Qué cosa hay más triste que no ser el amor de su vida para la persona que tanto amas?

Así que, esta vez sí que tengo que tirar la toalla, asumir que nunca más volverás, porqué nunca te he notado tan sincero como ahora, diciéndome que ya no me querías y que te habías dado cuenta de a quién querías de verdad.

Hasta SIEMPRE, NUNCA te olvidaré y SIEMPRE serás el amor de mi vida.

Aquella persona que tanto me ha hecho sufrir, pero a la única a la que quiero abrazar cuando estoy mal. TE AMO, PARA SIEMPRE.

Fuiste, eres y serás.

P.D: Cuantos “NUNCA” y “SIEMPRE” prohibidos en este texto.

Nos volvimos a encontrar

Os juro que me creía lo suficientemente fuerte para no volverlo a ver, pero no fue así.

Volvió a mi ciudad, y como era de esperar, me habló, pero yo sabía que debía ser fuerte para no verlo, porqué no se lo merecía, no me lo merecía.

Os juro que intenté ser fuerte, pero me insistió mucho, y el alcohol te hace ser más débil. No puede evitar contestarle después de estar repitiéndome una y otra vez que quería verme, no puede evitar cogerle la llamada y volver a escuchar su voz. Fue escucharlo y romperse todos mis esquemas. Sabía que no debía verlo, pero lo necesitaba, hacía casi un año que no lo había visto, y cuanto había necesitado un abrazo suyo!

Llegó a donde yo estaba y ahí estaba él esperándome, con cara de avergonzado, sabía lo que me había hecho, lo mal que se había portado conmigo y que se merecía que le diese una bien fuerte, pero yo no puede hacer nada de eso. Simplemente lo abracé con todas mis fuerzas, y lloré. Cuánto tiempo había estado esperando esto, volverlo a sentir entre mis brazos, y al mismo tiempo me fastidiaba reaccionar de esta manera, ¿por qué no podía odiarlo?

El amor que sentía hacia él era más fuerte que todo el daño que me había hecho, y mira que me ha jodido el cabrón, pero lo amo tanto…

Dormimos esa noche juntos, y la siguiente, y nos volvimos a ver antes de que él se volviera a marchar a su pueblo. Fueron unos días muy especiales, en los que me sentía feliz, otra vez a su lado, pudiéndolo abrazar, besar, darle mimos…me encanta estar a su lado.

Pero eso sí lo tengo claro, nunca más volveremos a intentar ser una pareja. Después de todo el daño, no se puede. Lo tengo asumido.

Fuiste, eres y serás.

Harta de no sentirme especial

Estoy harta de ser la chica a la que no les importa perder.

Ves mil historias de amor en las películas, en los libros, en la vida real…en las que hay una persona que está con alguien, conoce a otra que le gusta más, que la hace más feliz, y deja a esta primera por la que acaba de conocer.

Sí, son historias preciosas, en las que a la gente no le importa arriesgar, en las que en su vida aparece alguien que le descoloca todos los planes y a las que no les importa perder.

Pero yo estoy harta de ver esto en tercera persona, quiero verlo en primera, quiero sentirlo, quiero tocarlo, quiero sufrirlo. Quiero, necesito, sentirme especial para alguien a quien no le importe arriesgar lo que tiene, a la que no le importe salirse de su zona de confort, por arriesgar, por dejarse llevar por sus sentimientos, por sus impulsos.

No quiero volver a ser la chica a la que conocen, pero a la mínima que aparezca otra la cambien. No quiero ser la chica a la que le digan “Me gustas, llevaba tiempo queriéndote hablar y tienes muchas cosas buenas, pero ha aparecido otra que me ha descolocado y a la que quiero conocer”.

Quiero ser esa chica a la que le digan que es especial, que no les importe perder lo que tienen por intentar conocerme, que tal vez las cosas no salgan bien, pero que yo sea la chica con la que necesiten estar, la chica que necesiten conocer, la chica que les descoloca.

 

Quiero ser ESA CHICA.

Ya no tanto

Ya no te pienso…tanto

Ya no te cotilleo en las redes sociales…tanto

Ya no espero tus indirectas…tanto

Ya no tengo ganas de volverte a ver…tanto

Ya no te lloro…tanto

Ya no te extraño…tanto

Ya no te quiero…tanto

YA NO TANTO…

 

AÑO NUEVO

Por fin ha terminado el 2016.

Siempre, cuando termina un año hacemos balance.

  • Mejor momento del año: contigo.
  • Peor momento del año: contigo.

Tanto en los buenos recuerdos como en los malos estás tu. Haciéndome sentir especial con cada mirada, cada palabra, cada abrazo, cada beso…como haciéndome sentir una mierda con tus mentira, tu indiferencia, tus malas palabras, tu manera de jugar conmigo…

Año nuevo, libro nuevo.

Espero.

No siempre es fácil ser fuerte

Es verdad eso que dicen que “Una no llora por lo que le pasa, sino por todo lo que no ha llorado”.

También es verdad que una tiene que ser fuerte y cuando no puede más, y al final explota, le exigen volver a ser fuerte, y la impotencia y las ganas de llorar se acumulan aún más.

Y al final, llega el momento en el que estas dos cosas se juntan y, cuando por fin estás sola, te derrumbas. Lloras y lloras sin parar, en tu cama, acurrucada e intentando no hacer ruido para que no se den cuenta que lo destrozada que estás, cosa que hace que tampoco puedas desahogarte todo lo que necesitas.

Llevo casi dos años con esta sensación de impotencia, de querer llorar a todas horas, de fingir a diario que estoy bien, que soy feliz, pero en realidad no es así. Hay algo que me come por dentro y me consume, y no me deja ser realmente yo misma. Estoy harta de ser fuerte.

Al final esta tristeza, este enfado, esta decepción la terminas pagando con quien no merece, familia y amigos, pero llega un momento que una mínima decepción se convierte en un drama y es así, porqué es la gota que termina de llenar el vaso de tu aguante de ser fuerte.

Cómo me gustaría que algo me saliese bien y no tener que acumular decepciones. No me gusta esta colección, quiero coleccionar buenos y felices recuerdos.

 

DIFÍCIL

Era fácil escribir cuando estaba mal, pero ahora no.

Será porqué entonces tenía la esperanza de volver contigo y creía que me querías. Ahora que sé que todo eso fue mentira, no es nada fácil escribir. Me cuesta mucho ponerme a hablar de cómo me siento porqué ni yo misma lo sé exactamente. Es difícil encajar esta hostia, la más grande que me podía dar y que no pensaba ni quería que llegara nunca.

Ya no más.

NUNCA MÁS!

Este fin de semana he sido fuerte, mucho más fuerte de lo que creía que podía llegar a ser.

Este era el fin de semana que por fin tú y yo volvíamos a vernos después de tantos meses, y el que llevamos semanas impacientes por que llegara. Me pasaba los días planeando las cosas que podíamos hacer para que te sintieras mejor que nunca y que por fin decidieses volverlo a intentar conmigo. Me moría de ganas de tenerte cerca, abrazarte, besarte, tocarte, olerte, mirarte a los ojos, ver tu sonrisa…

Pero al final, aunque tú sí que estás aquí no te he visto. He visto tus miles de indirectas por redes sociales para que viese que estabas aquí, que estabas cerca de mi e incluso has llegado a enviarme fotos a mi de dónde estabas por si no veía las otras fotos…pero he sido fuerte y no te he visto.

Hace dos semanas me enteré de que desde hacia año y medio habías estado con otra chica. Ella era tu novia, la chica  que presentabas a tus padres, a la que llevabas a tus cenas familiares, con la que más o menos tenías una relación estable. Cuánto me alegro de haber hablado con ella y que me hubiese contado todo para poder abrir los ojos y comprobar que nunca me has querido. NUNCA.

Duele pensar que a la persona que más has amado en este mundo nunca te haya querido, que la persona por la que empezaste este blog sea una farsa, que a esa persona nunca le hayas importado. Porque a él no le importa nadie y nunca reconocerá que el único malo de la película es él.

Ese día dije basta! Gracias al conocer a la otra víctima de esta historia (entre las otras que habrá) me he hecho más fuerte y me he negado a verlo. Pero aún así…cómo puedo ser tan tonta como para estar muriéndome de ganas de verlo por dentro? Cómo? Si debería odiarlo!!

Ha llegado el día en el que tengo que decir…que ahora mi mente tiene que mandar por primera vez sobre mi corazón. Porque una mujer tiene que valorarse, y yo ya me he valorado bastante poco este tiempo. No debo consentir que ningún hombre me menosprecie de esta manera. YA BASTA!

Mi mente intenta autoconvencerme: “YA BASTA, SE FUERTE, NUNCA MÁS”.

 

Ninguna mujer tiene dueño

A ninguna mujer le tienen que decir como tiene que vestir.

A ninguna mujer le tienen que decir con quién puede salir.

A ninguna mujer le tienen que hacer sentir inferior.

Ninguna mujer debe ser maltratada, ni físicamente ni psicológicamente.

Ninguna mujer debe morir a manos de sus parejas.

Ninguna mujer es posesión de nadie.

DI NO A LA VIOLÉNCIA DE GÉNERO!

#25N #ContralaViolenciadeGénero #NiUnaMenos

FARSA

Es difícil admitir que todo es mentira.

Es difícil admitir que aquella persona por la que empecé esto no existe.

Es difícil admitir que no te fuiste por miedo, sino por falta de ganas de quedarte.

Es difícul admitir que nunca me has querido.

Es difícil admitir que esto me duele como nada.

Es difícil admitir que intento ser fuerte mientras estoy destrozada por dentro.

Es difícil admitir que nunca más voy a volver.

Es difícil admitir que tenías una historia paralela con otra, u otras.

Es difícil admitir que TÚ, la persona que más he querido, es una FARSA.